blog de notas intelectualoides y filosofaseras

Trencito de la Alegría

Ayer parecióme descubrir américa porque creí comprender al ‘trencito de la alegría’. Resulta que el novio (pongamos x caso el lado masculino) decide festejar su despedida de soltero contratando un trencito, éste hace un tour por la ciudad y va levantando gente del sexo opuesto. Asumo que debe existir algun código establecido, como el gesto de “hacer dedo” *. Y de esa forma tiene su última noche de libertinaje careta antes de dedicar su vida a la infelicidad de estar acompañado por la aterradora compañia de otro ser humano con quien se siente obligado a llevarse bien porque no podria ser de otro modo si decidió estar enamoradíssimo.

Este comportamiento humano podría no ser así (y yo estaría equivocado). En ese caso, me enorgullezco xq el valor del texto sería aún muchísimo mayor. Admitamoslo: la idea es genial y seduce hasta las profundidades de nuestros más perversos deseos sexuales.

* para la explicación de lo que significa “hacer dedo”, singular fenómeno viajero, consúltese el artículo correspondiente en esta ilustrada enciclopedia de saberes que forma el presente medio de comunicacion entre mi cerebro y un mundo externo de ignominias asesinas –kgrhjsss$%&@#?!

Anuncios

Una respuesta

  1. Mija

    Es tal cual.

    El trencito es un síntoma de la patología del sexomercantilismo y la prostitutilidad de los vínculos contemporaneos.

    diciembre 26, 2011 en 21:48

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s